Si no lo has hecho, puedes leer antes

> Mi estancia en Finlandia, Un viaje tan interno como externo (Prólogo)
> La llamada a la aventura (Finlandia: Un viaje interno 1)

Encrucijadas y Tribulaciones (Reluctance)

No es fácil decidirse a dejar todo lo que uno conoce para irse a explorar otras tierras, aun estudiando una maestría. No sólo es un tema de elegir el tema académico, que en sí mismo es una gran complicación, sino de como fondearlo.

Buscando y buscando encontré la maestría que me interesaba: Comunicación Intercultural. Hay muy pocas universidades en el mundo que se aproximen al tema desde el punto de vista académico. Normalmente buscan formar entrenadores en carreras cortas. Ésta se diferencia por su enfoque empírico en la universidad en la que estoy.

Personalmente quería distanciarme del área negocios y buscar un asilo en las humanidades. Encontrar alguna especialidad en la que pudiera aplicar mis conocimientos y experiencia en investigación de mercados y mi gusto por las culturas. Aprender sólo negocios, en especial administración, contaduría, o mercadotecnia actualmente es lo peor que se puede hacer. Esto es, el énfasis del sistema educativo mexicano a promover carreras funcionales, sin incluir temas de humanidades o científicos, genera vacas muertas, tal y como René lo explica en su Teoría del caos.

Estudiar sin ciencias e humanidades genera vacas muertas

Más allá de elegir el programa y decidirse a intentarlo está el tema de cómo fondearse el viaje, la estancia y los estudios.

Muchas de las personas originarias de México que conozco que se han ido al extranjero a estudiar normalmente lo hacen por que tienen dinero en su familia. Conozco apenas a un puñado de personas que han estudiado en el extranjero siendo de clase media trabajadora y se fondearon a sí mismos.

Aquellos que se van a estudiar escogen algún lugar de Estados Unidos, por la cercanía, o en España por el idioma. A mi Estados Unidos me saca “ronchas“, es decir, no me atrae en lo absoluto, y España, por la similaridad del idioma e histórica no tenía el tema de aventura que yo necesitaba.

Pensé en algún momento en Inglaterra, sin embargo, el precio de estudiar ahí parecía imposible si no tienes algún tipo de beca o si Slim no es tu mecenas, digo ahora que es el tercero más acaudalado del planeta. Descartado. Pensando en retrospectiva no se como me aventé a estudiar. Tenía que pagar el financiamiento que obtuve para estudiar mi licenciatura en el Tec de Mty. Racionalmente es un suicidio financiero.

Sobre buscar becas, mi licenciatura en Mercadotecnia no ayudaba en lo absoluto y con razón. La gente que promueve becas busca temas que sean relevantes para el país. Las técnicas y profesiones dónde se enseñe a hacer algo, sobretodo de vanguardia son primoritarias. Mi perfil no prometía mucho. Ciertamente aprender a ser más eficiente ayudándole al imperio a vender más refresco no es precisamente lo más benéfico para la nación.

Y de pronto la respuesta. Encuentro el programa de mi actual master en Comunicación Intercultural en Finlandia, en la Universidad de Jyväskylä. Si leen mi blog se darán cuenta que soy 100% fan de Finlandia, siendo el país cuya sociedad es la más cercana a una Utopía. Finlandia tiene sus demonios propios que son muchos, pueden darse una idea leyendo este post que realicé en resupuesta a aquellos que me escriben pregutando sobre migrar a Finlandia. De cualquier manera a mí me benefició mucho lo amigable de su sistema con los estudiantes, comenzando con que no me cobraron colegiatura aun siendo extranjero.

Y las tribulaciones comenzaron: 1. Me voy a morir de frío. 2. Está en el otro lado del planeta. 3. Me voy a morir de hambre sin dinero 4. Voy a extrañar todo sobre México. 5. Dicen que la gente es muy reservada, ¿Y si no puedo hacer amigos? 6. Dicen que el finés es el tercer idioma más difícil del mundo, no voy a entender nada. 7. Si me enfermo, sólo en la Land (tierra) del fin: Fin-Land, me voy a morir… y así. Nada de ésto resultó cierto, pero tampoco eran miedos infundados.

La llamada a la aventura era fuerte, y pensándolo detenidamente: no tengo deudas serias y nadie depende económicamente de mí… si no era en éste momento, ¿Cuando?.

Continuará ( cc> )…