Ujuu. El pasado 18 de diciembre en medio de una pequeña ceremonia me entregaron un reconocimiento por parte de la rectora de la Universidad de Jyväskylä, Dr. Aino Sallinen. El premio que consistió en 1,000 euros fue otorgado por desempeño académico. Junto conmigo, otros 14 estudiantes internacionales de grado de diferentes programas de la universidad recibieron reconocimiento.

La idea es premiar los logros cumplidos académicamente en sus respectivos programas master. Para otorgar el premio a los ganadores se evaluó el desempeño académico, el planteamiento y relevancia del tema de thesis, así como una carta de recomendación del profesor(a). Sobre este último punto, es importante aclarar que las cartas de recomendación tienen bastante valor aqui, no es como en México, dónde se escriben por puro formalismo. Aquí la carta la redacta el profesor y la entrega en sobre cerrado por lo que uno no puede saber ni que escribió o si fue positivo o no.

Chiqui mi compañero de piso y amigo mío también consiguió una de los reconocimientos. Este país es increible, los finlandecitos absolutamente se han ganado a pulso mi admiración, profundo respeto por su sistema de organización, honestidad, perseverancia y esfuerzo por hacer bien las cosas.

En un tema similar, tuve la oportunidad de observar la nueva escuela de Korppilahti, 10 millones de Euros de inversión en una escuela rural para 500 estudiantes. Es una verdadera inversión a largo plazo. La escuela está increible, laboratorios de todo tipo, y una cafetería que alimenta diario a los estudiantes sin costo. 40 maestros de planta dan servicio a 500 estudiantes de todos los niveles, hasta preparatoria, incluyendo 15 niños y niñas que necesitan educación especial tienen su propio salón.

Una de las maestras del colegio me dio un tour muy orgullosa de su nueva instalación. – Yo pago todos mis impuestos más que con gusto – Dice emocionada mientras caminamos por los pasillos de su nueva escuela- Finlandia no tiene petroleo, gas o minerales, no tiene un gran mercado ni cercania a ningún lugar, ni siquiera sol la mitad del año para agricultura. Lo único que tenemos es trabajo duro e inteligencia, por eso invertimos tanto en el desarrollo intelectual de nuestros niños.

Absolutamente tiene razón. Pues muy contento con mi premio les deseo una gran navidad… desde Londres!!!! (jijiji)