Recibí una llamada a mi casa para un proyecto de la oficina en México. Del otro lado de la línea Junior, mi buen amigo me comentaba sobre los pormenores del últmo proyecto. – Hey, espera, el Doc quiere hablar contigo…

El Doc… que personaje. Si el “Doc” no hubiera nacido, sería el personaje de la novela de algún escritor trasnochado. Si tomamos todos los títulos que porta, tendríamos que escribir su nombre de la siguiente manera ( No es exageración):

Ilustre Doctor Juán Pablo Llamas y Galaz, Caballero de la órden de San Clemente.

Hazme favor!, lo de ilustre viene como agregado a eso de que el año pasado lo ordenaron en España para la órden de San Clemente, pero esa es pare de otra historia. Pues tan interesante personaje viene al caso por que resulta ser mi jefe en la empresa en la que trabajé, y en la que actualmente realizo trabajos de freelance. También resulta ser un muy buen amigo mío.

– Hola Adrián – Así me dicen allá.
– Quiubo Doc – Contesto
– Voy a ir a correr el Maratón a Dublín, y eso está mucho más cerca de tu rancho que México, te parece si nos vemos allá?
– Maratón! ¿Qué? ¿Cuando? ¿Por qué en Dublín? – Pregunto un poco sobresaltado
– Yo estudié en Dublín, ¿Recuerdas? Voy a Dublín a correr mi primer maratón, he estado entrenando desde que dejé de fumar hace dos años. – Wow, como pasa el tiempo, recuerdo cuando dejó de fumar, casi 2 cajetillas de Coiba al día. – Buscate uno de esos vuelos baratos y nos vemos a fin de mes, sirve que avanzamos los proyectos que hacen falta.
– Fin de mes, Doc, hoy es 26 de Octubre –
– Sí por eso, nos vemos el sabado, en 3 dias.

Amanecer en Dublín

Lo siguiente que se, es que estaba buscando un vuelo por internet, encontré uno bastante barato que me dejaba directo, el problema era el regreso, lo único que conseguí fue un charter que me hacía escala en Londres por una noche completa en el aeropuerto. Ni modo, es lo más barato que encontré.

Salí de mi casa a las 2 de la mañana, es decir en la noche del viernes 27 de octubre, mi vuelo saldría el sábado 28 a las 7 am, desde Helsinki. Llegué a Dublín a las 10 tiempo local. Registré mi estancia en un hostal que costó 10 euros por noche… una verdadera pocilga, pero todo estaba reservado con el maratón, y al menos fue bastante económico.

De ahí a ver al doc. Por supuesto a buscar dónde diablos estaba el Hilton… ash. Caminar, y pues ya al final los encontré. El Doc y Gaby su esposa, preparadisimos para el maratón. Buena vibra y todo.

Como estaban preparándose para la carrera, que para aquellos que no lo sepan son más de 40 kilometros, pues no era bueno caminar como locos por la ciudad. Así que optamos por la sabia decisión de pasar un buen rato en cuanto pub irandés se nos cruzaba enfrente. Guinesss!!!!!! wow, esa SÍ es Cerveza, bueno no es cerveza es drought, pero para el caso. Sí es cierto que sabe MUCHO mejor en Dublín que en cualquier otro lugar del mundo. Es deliciosa, y con Jameson, wowowo, gran combinación. Decidimos volarnos la cabeza con tal mezcla, en preparación al la carrera.

Conocimos los lugares por lo que el pequeño doctorcito corría hace ya algunos lustros. Grandes historias, maravillosos paisajes y un gran ambiente en la ciudad. De lo que más me impactó: el pasto, es de un verde así como radioactivo, como si lo regaran con uranio todos los días. y las iglesias, en Irlanda son verdaderamente católicos.

Por otra parte, Irlanda ha sido en los últimos años la GRAN revelación. Económicamente le está llendo super bien, y tienen un crecimiento increible, basado, para variar, en desarrollo tecnológico y de capital intelectual.

Después de sana diversión con Mollie Malone, el espíritu de Irlanda, y de pasear por la ciudad, llegué a la conclusión de que Dublín es increible, quiero vivir ahí, pero si me mudo ahí sería un alcohólico… wow, que buena fiesta y que buena bebida. Pero debo de admitir que de lo que más me gustó fueron las tiendas de souvenires que bonitas cosas, como moscas a la luz, pero sobretodo la tienda en la FABRICA DE GUINESS!!!… me compré una toalla, una playera, una cartera y unos calcetines guiness!

Una atracción turística bastante relevante y que nadie conoce es el Book of Kells, wow, es una verdadera joya, es una biblia escrita a mano, decorada y engarzda por monjes del siglo XII, que esta resguardada en el Trinity College, que preciosidad. cuanto vale la pena verla, así como la MEGA biblioteca que tienen ahí.

El maratón fue divertidisimo, gran ambiente, y pues sí lo lograron, gran ejemplo de vida de estos dos. Tanto el Doc, despues de fumar como loco, y ponerse hasta el gorro 3 dias a la semana, logró rectificar y ahora corre maratones.

Gaby y el Doc a punto de el maratón