2a Entrega: Praga

1a Entrega: La tripulación

Camino a Roma: Las primeras desventruras

Salimos de Praga a las 11.30 am y llegaríamos a Frankfurt a a las 8 de la noche. El plan era encontrarnos a Anu en la Estación Central de trenes de Frankfurt, para después tomar otro tren nocturno, para amanecer (a las 12 de día siguiente) en Roma. Para llegar a nuestro destino (Roma) tendríamos que tomar 4 trenes distintos y viajar continuamente por poco más de 24 horas. De por sí, este era un plan bastante extremo.

Desde un inicio del trayecto las cosas no pintaron muy bien…

– ¿Cuanto tiempo tenemos para hacer el cambio de trenes en Dresden? – Pregunta Danie
– El tren de Praga llega a las 4.02 y el Tren hacia Frankfurt parte a las 4.09 – Contesto
– Osea que tenemos 7 minutos para bajarnos del tren, correr de un lado de la estación a la otra, encontrar en qué andén está nuestro tren y subirnos – Dice Danie con un ligero tono de preocupación…
– De hecho no – Continúo yo – tendremos 2 minutos por que acaban de anunciar que este tren está retrasado 5 minutos…. (A la izq. Danie y yo con una “Espontanea” cara de preocupación por lograr alcanzar nuestro tren en Dresden)

Los trenes están programados, nadie puede acelerar de más para compensar los 5 minutos de diferencia…. llegariamos con dos minutos de diferencia para tomar el otro tren.

Efectivamente llegamos tarde a Dresden, corrimos como desquiciados, y por suerte una amable guarda de tren no señaló el andén del que salía nuestro tren. Lo alcanzamos cuando estaba casi en movimiento. Al fin llegariamos a tiempo a Frankfurt.

El tren nocturno del infierno

(A la der. Danie intentando dormir en el tren del infierno) Cuando nos encontramos con Anu, compramos la reserva del tren a escazos 2 minutos de que cerraran la taquilla, yo pedi la reserva de trenes hasta Roma y ellos me vendieron la reserva… Tendríamos que cambiar trenes en Milano de nuevo con solo 8 minutos de diferencia, de nuevo. Lo cual es un truco muy barato por que ese tren requiere OTRA reserva que se tiene que comprar en Milano, y que obviamente no da tiempo de comprar en ese tiempo… Es una trampa de los Italianos para que pagues más. Trenitalia apesta! es el peor y más abusivo sistema de trenes de toda Europa. pero eso será tema de otro post.

El verdadero problema recayó en que Anu cae fulminada por una gripa (no confundir con gripe) horrenda, Subió al avión desde Finlandia con gripa y el vuelo la desmadró completamente: Sí estaba mal, muy mal. Tomó unas medicinas que le causaron un efecto alterno, y sí fue una de las peores noches que he pasado en mi vida.

en nuestro compartimento para 6 habíamos 5 personas, por lo que ni manera de acostarse… horrible. Ya estabamos cansados de viajar desde las 11.30 am, sin dormir, con la gripa del infierno… y en un tren no incómodo: incomodísimo.

La pérdida de efectivo

Si ahí hubieran terminado las desventuras iniciales pues solo serían una anécdota de viaje mochilero típico. Peeeeeero nooooooooo…… Acabábamos de llegar a Roma, cuando a Anu se le perdió su tarjeta de débito. SE QUEDÓ SIN DINERO!!!! a lo que yo m angustié bastante por que descubrí que mi propia tarjeta de débito del banco Finlandés, SOLO FUNCIONA EN FINLANDIA!!!!!

osea, a sobrevivir con el dinero que había yo sacado desde Finlandia, que era suficiente para mí… pero no para ella también. Así que también a tarjetear con crédito, que en esta ocasión, nos salvó la vida.

Igual fue bastante horrendo por que llego un momento en el que no nos alcanzaba ni para comprar un hot dog, y repartirlo entre 3.

La tripulación degustando un delicioso manjar
compuesto por 2 latas de atun y una de elotitos
(sí fue para los tres, y sí, para todo el día)