La tripulación

Buenos días Jyväskylä, Ciudad de los renos y la nieve (dónde no hay ni renos ni nieve), buenas noches Ciudad de México, ciudad de la esperanza y del pejelagarto. (sobre la esperanza no se, lo del pejelagarto pos ya tampoco.)


Estimados amigos,el día de ayer dejé a Danita, mi hermana en el aeropuerto de Tampere en Finlandia para que pudiera tomar su vuelo hacia Alemania, dónde ahora mismo debe de estar despertando y preparándose para tomar su vuelo a México después de 3 semanas vagando por las europas conmigo. (A la izquierda Dani, experta mochilera, minutos antes de regresar a Alemania dónde pasaría la noche en el Aeropuerto de Frankfurt en espera de su vuelo a México)

Con muchisimo esfuerzo, y gra
cias al incansable soporte de Letizia fue posible que ella pudiera viajar a las Europas dónde le esperaría una gran aventura mientras viajábamos juntos. Como no somos ni remotamente ricos ni nada, el viaje debió de ser planeado considerando un presupuesto verdaderamente apretado. Al viaje nos acompañó Anu, mi novia, y juntos pasamos una magnífica aventura cuya única constante fue que viajamos en tren.

La tripulación: Daniela a.k.a Vanilla, Anu a.k.a Sleepy, Carlos a.k.a Agoran, a.k.a El galán. El plan era muy sencillo, volar via la horrenda, depreciable, gandalla pero barata Ryanair hasta alemania, dónde viajaríamos hasta Praga en la República Checa por medio de un tren nocturno. Después regresaríamos a Alemania para reunirnos con Anu en frankfurt, quien nos alcanzaría un par de días después y viajaríamos a Roma, Italia dónde llegaríamos por medio de otro tren nocturno, y dónde comenzaríamos a subir por el país de la bota y Suiza hasta regresar a Alemania dónde tomaríamos un vuelo de regreso a Finlandia y Danie podría conocer mi casa pasando una semana en éste país en el que vivo por el momento. (A la derecha Anu, mi novia, en Roma, antes de que cayera fulminada por una tos del infierno que le dificultó muchisimo el viaje)

Como siempre los planes difícilmente se mantienen como son, sobretodo viajando con bajísimo presupuesto, así que un viaje normal se convirtió en una gran aventura. Al final así es la vida, y aunque sí costó muchisimo trabajo en el momento, los problemas, por grandes que sean permanecen después como grandes episodios en la mente.

Al final de cuentas: Viajamos por ciudades cuna de civilizaciones desaparecidas; vimos arte en LA ciudad del arte; recorrimos las enmarañadas calles y canales venecianos; sufrimos por buscar dónde dormir en la ciudad más horrenda del mundo Milano. Vimos lagos y pueblos que sólo pueden definirse como mágicos en Suiza; escalamos los Alpes; dormimos a la intemperie en una noche de tormenta, nos alimentamos de atún y pan duro, y por último perdimos nuestro vuelo de regreso a Finlandia. Todo esto enmarcado por dos personas muy especiales para mí, Dani y Anu, y mochilas de 17 kilos. (La sisterna y Agoran con Look de viajeros en el hostal de Praga)

Una reunión muy especial.

Después de casi un año sin ver a mi hermana, fue particularmente emocionante verla de nuevo en Frankfurt. Este fue su primer viaje a Europa, de hecho el primer viaje fuera de México, de hecho el primer viaje en avión para ella, por lo que debió haber sido muy estresante para ella también. Yo llevaba también un rato planeando el viaje y estaba yo mismo bastante preocupado por hacer que todo fuera perfecto pero muy emocionado.

Había quedado de llegar al rededor de las 8 pm a Frankfurt por que de ahí salía nuestro tren a Praga a las 23.58. Pero gracias a que el Avión de Ryanair se retrasó (para variar) y no hay manera de llegar al Frankfurt real rápidamente, desde el remedo de aeropuerto al que llega esta aerolínea llamado también Frankfurt, pero Hahn (y que no está en Frankfurt, de hecho está bien bien lejos, es un engaño) pues llegué tarde. Llegué a las 23.30. Ahí comenzó la constante del viaje: correr para alcanzar trenes y conexiones. Debimos de darnos cuenta que el tren no salía del aeropuerto sino de la estación de trenes (dah!) y que está a 10 minutos de distancia en metro corrimos y corrimos y tomamos el tren cuando literalmente comenzaba a rodar.

Continuará….