El principado de Mónaco


“En Mónaco no se respiran miserias”. Si pudiera resumir en un corolario mi percepción del pequeño protectorado de Francia sería éste. En Mónaco todo o es glamoroso o brilla a oro (y probablemente lo sea), o tiene el inconfundible estilo fashion de los setentas, hermoso lugar que sólo cuenta con apenas 2 km². Como los ingresos abundan los ciudadanos no pagan impuestos y allí los más ricos y millonarios hacen alarde de sus riquezas sin impuestos ni problemas. Para variar, un paraiso fiscal atrae el dinero de los nobles y ricos del mundo, especialmente para aplicar la pose en todo su esplendor, y Monte-Carlo por supuesto, atrae cantidades estupidas de dinero en apuestas inauditas y turismo.

Si ustedes piensan que la autopista del sol a Acapulco es una pasarela de autos caros, esto no es NADA en comparación a la calle enfrente de Monte-Carlo, en el casino… WOW, inclusive los BMW 325 se veían chiquitos comparados con sus hermanos mayores los 700, y con las marcas imperiales, Mazerati, Alfa Romeo, Ferrari, y Mercedes Benz. Y qué decir de los yates en los muelles de Mónaco, algunos eran verdaderas mansiones flotantes.

No solo el muelle y el casino son increibles, también el castillo de los Grimaldi es imponente, Aun viven ahí las “poco afortunadas” princesas como Estefanía. Tras la muerte de Rainiero III de Mónaco el 6 de abril de 2005, su hijo Alberto ha asumido la jefatura del estado con el nombre de Alberto II. El príncipe Rainiero II fue famoso por su matrimonio con la actriz estadounidense Grace Kelly ysus inversiones en negocios, que transformarían el pequeño principado en un paraíso fiscal, y el casino de Monte-Carlo.


Pues no me apellido Vanderbilt o algo así pero no podía visitar Mónaco sin apostar, así que fuimos con el tallador de confianza más cercano y compramos unas coquetas fichitas para las maquinitas estilo las vegas, por que pues en el casino casino por supuesto hay apuesta mínima de algunos pocos euros más de los que estabamos dispuestos a perder.🙂 5 euros, (alrededor de 60 pesos) que era además el presupuesto del día. Después de 25 minutos y de apostar teníamos 6 Euros! en otras palabras le ganamos 1 Euro en nuestro balance! toma eso Principe Alberto!

Pues paseamos por Monaco, los jardines y el castillo, vimos carros caros, apostamos en la versión chicken class del casino, comimos paninis y helado y nos codeamos con la sangre azul (bueno al menos yo le di un codazo a alguno!). Otro gran día para los mochileros.