Llevo exactamente una semana en mi nuevo y bonito pueblito en el norte del mundo. Es un lugar muy interesante, lleno de árboles y rodeado por dos lagos. Aunque la ciudad es muy pequeña, creo que puedes recorrerla con todo y suburbios caminando en 2 horas, es básicamente una ciudad de estudiantes, por lo que hay mucha más vida nocturna de lo que esperaba, al menos unos 15 bares y/o antros.

El centro del pueblo y la calle principal

Me recibió en la estación de trenes mi tutora, que es mitad Finlandesa y mitad Egipcia. Es una chica de lo más agradable y simpática, con un aire de despistada y algo exéntrica. La buena noticia es que haba español… (e inglés y francés y Finés). Me yudado realmente mucho, desde recibrme y mostrándome el camino a mi casa, hasta ayudarme a comprar un celular y todas las cosas en el inter. Su ayuda realmente me ha ayudado a aclimatarme mucho mejor.

Mi tutora y primera amiguita en Jyväskylä,

atrás se puede ver la ciudad

En la semana de orientación dieron muchas plátcas obre como sobrevivir en esta ciudad, no muy útiles para sobrevivir, pero útiles para conocer a la gente del programa internacional. Esto realmente es muy intercultual, por que sólo hay dos americanos, un grupo mayoritario de alemanes, y el resto de los 260 estudiantes extranjeros son de más de 50 nacionalidades, desde Kenya hasta Moldavia.

Justo ayer fuimos a un sauna organizado por la oficina internacional, que esta justo al lado de un lago…. y sí, sí brinqué al lago nórdico después del sauna. Es una experiencia mucho más interesante, y no tan salvaje como se escucha.. bueno sí, pero es una gran experiencia, muy recomendable.