Sería bueno descubrir acerca de subculturas de jóvenes, que tienen cierto gusto por lo mórbido, macabro y quizás hasta un poco apocalíptico… osea casi todos, ¿que es lo que los hizo crecer así.?


¿Será la nueva era de acuario?, o tal vez, ¿La influencia del mundo corporativo? O ya de perdida ¿La disolución del nucleo familiar? Yo creo que no.


La verdad es que en nuestro crecimiento, mientras nuestros padres disfrutaban sus salidas ochenteras en el Balalaika (o como se escriba) y veían películas del Santo en Technicolor, a nosotros nos dejaban educarnos con la TV… lo cual no es particularmente malo, excepto si tus caricaturas favoritas eran:

Bambi – Dónde en la segunda escena se muere la mamá de Bambí en la escena más cruel jamás filmada y rankeada para un niño.

Remi – Niño francés que buscaba a su madre y fue educado por un trotamundos juglar, el Señor Vitalis, al que se le murieron todas sus mascotas, y jamás encuentra a su madre…. bueno sí la encuentra, solo para volverla a perder.

Candi Candi – Que decir del pobre Aaaaanthony, quien cae del caballo y muere, solo para dar paso al segundo y frustrado amor Terry

Heidi – Nadie me va a decir que no era deprimente ver a la pobre Clarita inválida cuidada por la malvada la señora Rottenmayer

Gigi y Lulabel – Pobres niñas clones que se transformaban en adultas, nunca lograron hacer nada de sus vidas por que ¡¡¡Las mató un trailer!!!!

Bell y Sebastian Bell se muere en un alambre de puas enredado… que horror

Sandybell – Se muere su papá – y el novio la deja por otra que es igual de millonaria que el

Esas eran las series regulares, pero apoco nadie recuerda ya a esas matinés de vacaciones en las que pasaban una y otra vez :El capitán Harlock en Arcadia – uff, ni que parte reseñar, toda es una gran flagelación

La princesa de los mil años – Wow por la cantidad de sufrimiento que puede generar una sóla serie de televisión.

Ok, ahí les va esta: Pie Pequeño en busca del Valle encantado – Se le muere la mamá en la primera escena, solo se queda con una hoja que todos se quieren comer, y se junta con un montón de huérfanos para protegerse del malevolisísimo T-Rex.

¿Aun quedan dudas? Un cuento americano – Para todos aquellos seguidores de el sueño americano, les va la película de Filbolg Ratonovich y su calvario por reunirse con su Paapa, el violinista ruso.

¿Qué opinan?

Anuncios